fbpx

Cómo saber si realmente estás progresando

Te ocupas ocupándote o te ocupas en progresar.

La necesidad de quienes comenzamos un negocio y lo consolidamos pasa de ser económica a descubrir que lo que nos satisface es progresar. 

El progreso tiene que ver con transformarte y amplificarte. Las tareas y obligaciones diarias nos pueden encerrar en ciclos rutinarios y ocupados y mantenernos en un mismo estado profesional, espiritual, relacional  y empresarial sin darnos cuenta.

Marcos 4:19-20   NTV

pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones de esta vida, el atractivo de la riqueza y el deseo por otras cosas, así que no se produce ningún fruto. Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que oyen y aceptan la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».

El auto descubrimiento es un proceso continuo que nos lleva siempre a experimentar nuevas cosas como información, herramientas, estrategias, proyectos, etc.. 

Si te sientes estancado o fuera de enfoque entonces necesitas salir de ahí de manera urgente y para ello puedes pensar en evaluar lo siguiente:

Tips para reconocer si no estás progresando:

  • Haces tareas que posiblemente podrías delegar pero no lo haces por perfeccionista o ahorrar un poco de dinero.
  • Dejaste de cultivar tu mente
  • Dejaste de crecer tu red de contactos.
  • Dejaste de crecer tu vida espiritual. 
  • No tienes metas y te enfocas más en cumplir con tareas diarias. 
  • Te encuentras agotado y en mal humor constantemente. 
  • Estás perdiendo interés o pasión en tu negocio o proyecto. 

Recuerda que ningún negocio va a poder crecer si tu dejas de crecer, los negocios son una manifestación de nuestra filosofía de crecimiento y si esta se encuentra frenada el mismo negocio también lo hará. 

Tú eres el recurso más importante y debes estar siempre pensando en que debes hacer para seguir dando fruto. Una vez que logras alcanzar ciertas metas ( producir cierto fruto) tienes que pensar como seguir dando aún más y esto sucede cuando te conoces más a través de los ojos de Dios. 

Pedirle dirección a Dios es importante en este proceso ya que con esto no dejaremos que los resultados determinen nuestras acciones sino la dirección divina de Dios esto hace que no nos acomodemos y sigamos avanzando hacia lo que él tiene para nosotros. 

Quiero cerrar estableciendo que hay que tener contentamiento, reconocer cuándo descansar pero lo que si no es válido es acomodarse y dejar de avanzar. Si sientes que no estás en el lugar correcto, toma un tiempo para orar, pedir dirección y tomar acción. 

¿Cómo te encuentras hoy, sientes que estás creciendo? 

¿Estás buscando llegar a un nuevo nivel empresarial y espiritual? 

Aún estás a tiempo de descargar gratuitamente  mi libro digital  “FEMPRENDE” :aprende a usar principios bíblicos y empresariales para lograr tus metas de la mano de Dios. 

Descargar libro FEMPRENDE

COMPARTE CON EL MUNDO

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google

Deja tu comentario

Forma parte de la comunidad de FEmprendedores

Ten acceso a nuestro grupo VIP en facebook y beneficios exclusivos al volverte parte de los FEmprendedores.

Escucha nuestro Podcast